miércoles, 27 de junio de 2012

YOHUALA, del Anahuac

YOHUALA, del Anahuac. La historia relacionada con los pueblos originarios que poblaron inicialmente la región donde actualmente se asienta la ciudad de Iguala, ha permanecido en el olvido; e incluso, se ha argumentado que esa parte de la historia tuvo un fin y que no tiene caso rascar sobre las cosas que han sido sepultadas. A pesar de que Iguala tiene un desarrollo económico y cultural de importancia en la Región Norte de Guerrero; a pesar de contar con instituciones académicas de renombre e instituciones de promoción cultural, poca atención se ha prestado a su origen étnico, y su relación con los pueblos originarios, que habitaron este valle, antes de la llegada de la colonización española y la fundación de la Villa de Iguala. La mayoría de los investigadores e historiadores que tratan el tema relacionado con la historia de Iguala, regularmente enfocan sus estudios a partir de la fundación de la Villa de Iguala hasta la actualidad, bajo el argumento de que no existen fuentes documentales objetivas para analizar la parte de la historia relacionada con la época prehispánica ó del Anahuac. A pesar de ello, citamos los siguientes antecedentes: Según consigna el Códice Chimalpopoca, allá por el 800, se asientan en este valle los chichimecas. Según narra Clavijero, Iguala alcanzó un sitial relevante en la cartografía nacional, en el siglo XI, cuando llegaron a este lugar los Cohuixcas,. Su prosperidad y grandeza llegó a tal magnitud que Itzcoatl en 1437 la conquisto, quedando como tributario del gran señorío azteca; quienes lo denominaron Yohuala. Existen tres documentos del siglo XVI, que refieren la antigüedad de la población y significado del nombre. 1.- La Matrícula de Tributos, en la lamina 17, registra a Iguala representada por el glifo ó icono que en la escritura antigua representa la noche. En la interpretación de la lámina se lee “6 Yoallan = Iguala = lugar de la noche. El jeroglífico es un disco con semicírculos negros que representan la oscuridad, y ojos estelares en torno, símbolo de la noche = Yoalli”. 2.- En el código Mendocino, lámina 5 versos 6 recto, aparecen los pueblos conquistados por Itzcoatl antes de 1440, figurando el glifo de Iguala al aparecer en las láminas 87 recto del mismo códice. 3.- “La relación geográfica del pueblo de Iguala y distrito”, redactado por el capitán Fernando Alonso Estrada en 1579, consigna “Iguala en la lengua castellano quiere decir oscuridad”. En el voluminoso tocado de la representación de QUETZALCOATL que trae el Códice Megliobecchi aparece el glifo de Iguala un ojo rodeado de un circulo y este circundado a su vez por nueve estrellas; Las estrellas del glifo simbolizan los nueve señores de la noche ó yohualtecuctin. Aunado a lo anterior, cabe destacar que la representación de YOHUALTEPETL, fue un jeroglífico compuesto por dos más simples, uno que representa el CERRO y otro a la RUEDA, y que debe interpretarse como “Cerro de la Rueda”, porque se asentaron precisamente en un cerro de la gran rueda de cerros que circundaba el valle de la actual ciudad de Iguala y la laguna. De acuerdo a la información que se asienta en los anuncios viales que indican el acceso a Iguala, se menciona que es “Lugar donde serena la noche”. También está la versión católica, donde se afirma que YOHUALA proviene de la acción “yohuale”, que significa “ya vino” y que tiene relación con el suceso relacionado con la re-aparición del Santo Patrono San Francisco de Asís, en el lugar donde actualmente se asienta la iglesia principal; se dice que un día cayó una fuerte lluvia, acompañada de intensos vientos que arrastraron casas, animales y personas y que también fue destruida la capilla donde los franciscanos predicaban la palabra de dios, en tanto que la escultura de San Francisco desapareció, siendo buscada por varios días, hasta que finalmente un paisano la encontró atorada en las ramas de un árbol y corrió para anunciar “Yohuale”, indicando que el santo “Ya vino o regreso”. YOHUALLI, también es el nombre con el que se conoce al rebozo enredado en forma circular, que se coloca en la cabeza de las mujeres indígenas(a manera de corona), y que al mismo tiempo, tiene la utilidad practica de amortiguar el peso de las vasijas de barro. Respecto a este dato, cabe destacar que en la cima del cerro grande ó Yohualtepetl, existe un montículo prehispánico denominado “cerro de la corona”, equiparable al yohualli de las mujeres. Como se observa, existen diversas versiones respecto al significado del vocablo Yohuala. Ahora bien, si tomamos en cuenta el entorno geográfico que circunda el valle de Iguala y lo comparamos con el glifo representativo de Yohuala, y consultamos las interpretaciones que se dan respecto al significado del nombre, tenemos que existen datos que no están totalmente esclarecidos. Luego entonces, es factible realizar una propuesta diferente, considerado el aspecto geográfico de Iguala, en donde se toma en cuenta la gran cantidad de sitios arqueológicos que existen alrededor del valle. De acuerdo al glifo de Yohualtepetl, se puede interpretar también, como “un lugar circundado de cerros poblados”, en donde se asentaron nueve núcleos poblacionales alrededor del valle de Iguala. Es innegable que en varias cimas de los cerros, encontramos la existencia de sitios arqueológicos, desde donde se puede tener una vista panorámica de diferentes espacios del valle. Además de ello, es factible proponer que estos sitios arqueológicos, puedan ser aprovechados como rutas de senderismo ecológico, caminatas familiares, campamentos, ya que desde estos sitios se pueden obtener vistas panorámicas impresionantes, como en la roca madre, que tiene una visión panorámica de 360 grados; ó apreciar lugares fantásticos, como la roca del pináculo y la roca del Arco, comúnmente denominadas “las piedras coatas”. %%%COMENTARIOS: www.proyectoanahuac.blogspot.com. / edmundo.32@hotmail.com &&&Sintoniza en YOHUALA TV por internet, el programa “PROYECTO ANANHUAC”, los jueves de 5 a 6 pm. En la dirección: http// www. xhdbt.com. En la radio convencional, en 104.7 FM GLIFO DE YOHUALA

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada